Eusko Alkartasuna pide el cierre de Garoña

Eusko Alkartasuna defenderá en el Ayuntamiento de Gasteiz una moción en la que se pide al Gobierno español el cierre inmediato de la central nuclear de Santa María de Garoña.

Antxon Belakortu, portavoz de Eusko Alkartasuna en el Ayuntamiento de Gasteiz, ha recordado que la vetusta central próxima a Araba es gemela de la de Fukushima, en Japón, hasta el punto de que el pasado año técnicos japoneses acudieron a visitarla.

El desastre nuclear desatado en Japón tras el terremoto y el tsunami que asoló el país asiático ha reabierto en Europa un debate nunca olvidado en la sociedad alavesa, el de la peligrosidad de la central de Garoña, que tiene más de 40 años de antigüedad y ha sufrido incluso desde sus inicios multitud de problemas en su funcionamiento. Responsables institucionales de todo el mundo han anunciado planes para revisar la seguridad de las centrales nucleares y la canciller alemana, Angela Merkel, ha tomado medidas drásticas en las centrales de la misma generación que Garoña.

“La preocupación por las consecuencias de Garoña, aún sin accidentes, en Araba y en Gasteiz, es una constante en la sociedad”, recuerda Belakortu, que añade que “las instituciones del herrialde han aprobado numerosas iniciativas demandando su cierre, y la sociedad ha apoyado cuanta movilización se ha realizado con este objetivo”.

“Ni las demandas de la sociedad ni el desastre de Japón parecen importar al Gobierno español, que mantiene invariable los protocolos de actuación previstos para Garoña”, crítica Belakortu. El portavoz abertzale recuerda que el Gobierno prevé cerrar Garoña en 2013, “pero no ha iniciado los planes y gestiones necesarios para ello y, además, está claro que si el PP gana las elecciones, y tiene todas las papeletas para que así sea, el cierre no se va a producir”. Del mismo modo, “PNV, PSOE y PP han demostrado que incluso los temas más importantes están sujetos a negociaciones de tipo partidista”. Por ello, insiste en que “hay que cerrar Garoña ya, porque se ha demostrado que la energía nuclear es peligrosa y no controlable, y, sobre todo, porque es una demanda mayoritaria de la ciudadanía”.